Mayda Saborit | Presencia cubana en Venezuela: intervención

Hierve la sangre al ver el flagrante descaro del izquierdismo y la total impunidad con que actúa el castrismo extendiendo sus feudos por todo el continente, ahora con la aceptación de un siniestro Papa que desde El Vaticano da el visto bueno y hasta felicita a un dictador que ha estado masacrando a su propio pueblo.

Los mentores de Maduro son estrategas en La Habana

Los mentores de Nicolás Maduro son estrategas en La Habana Autor: Edo

Ayer estaba mirando un video del compatriota Michael Marichal hablando acerca de la penosa situación del pueblo venezolano. Después de los sucesos del pasado fin de semana que ha sumado decenas de inocentes víctimas a la ya larga y sangrienta lista del Madurismo, y que finalmente el régimen venezolano con la ayuda directa de su mentor castrista continua campeando por su absolutismo en contra de las voces unánimes de la nación venezolana.

El video en cuestión levantó mis ánimos, pues verdaderamente, hierve la sangre al ver el flagrante descaro del izquierdismo y la total impunidad con que actúa el castrismo extendiendo sus feudos por todo el continente, ahora con la aceptación de un siniestro Papa que desde el Vaticano da el visto bueno y hasta felicita a un dictador que ha estado masacrando a su propio pueblo.

Pero quiero traer algunas consideraciones relevantes para que juntos entendamos mejor la situación: Sería bueno que la disidencia venezolana pidiese abiertamente una intervención militar no solo de Estados Unidos sino de la Unión Europea. El pueblo venezolano ha hecho lo que el cubano no ha podido en seis décadas, salir a la calle y decirle al mundo que no quieren ese sistema, pero aun no es suficiente, ningún dictador deja el poder por las buenas, hacen falta unos buenos misiles y el lenguaje de las armas para limpiar América Latina de esa infección. Pero el mismo día en que el Papa legitimaba el Madurismo Castrismo en Venezuela, Corea del Norte lanzaba otro misil balístico y movía varios submarinos dando un claro mensaje de que están listos para convertirse en un problema mundial.

Estados Unidos no está esperando que se les diga, “intervengan” para ir a liberar Venezuela. La prioridad de nuestro presidente y las fuerzas armadas es proteger nuestra seguridad nacional y nuestras tropas ya luchan en varios frentes y todo eso cuesta dinero. Es una realidad que no es la que quisiéramos oír pero es la realidad y eso lo saben los dictadores locales y la meretriz del Caribe que los patrocina.

En adición grandes fuerzas oscuras como Rusia e Irán tienen vínculos desde hace años con el Castro-narco-comunismo venezolano y les apoyan complicando aun más la difícil decisión que baraja la Casa Blanca de limpiar América Latina de malas hierbas. La Unión Europea conforma la OTAN y son en apariencia nuestros amigos, China nuestro acreedor y por ende es “neutral” pero en realidad, salvo Israel, Estados Unidos no tiene amigos verdaderos, sino vecinos como hormigas esperando nuestra caída para venir a comernos cual terrones de azúcar. En 1989 un presidente de una nación soberana se tomo la facultad de hacer narcotráfico a nivel de Estado y hubo que intervenir militarmente. Desde entonces Panamá culpa a los Estados Unidos de haber matado en daño colateral a civiles durante la intervención “Causa Justa”

Estados Unidos es una nación poderosa, nuestra fuerza aérea y nuestra marina los más desarrollados, y nuestro soldados se sacrifican cada día a miles de millas de casa por mantener un equilibrio geopolítico favorable a nuestro modo de vida, para que no tengamos que ver como Esparta, la guerra desde nuestras murallas. Pero la prioridad de nuestro gobierno, del presidente, es la seguridad nacional y mantener el modo de vida americano.

Todos estamos solidarizados con la causa del pueblo venezolano. Pero las cosas no son en blanco y negro. Levantar la voz le ha costado vidas jóvenes a Venezuela. Queda claro que protestar no es suficiente, los dictadores hablan de línea blanda pero al final solo por la fuerza se les remueve. El camino es largo y escabroso pero es el camino de la lucha el pueblo venezolano debe seguir para obtener la liberación. Estados Unidos debe hacer algo pero no solo. Queda pedirle a Dios y esperar que pese a todos los obstáculos se pueda intervenir y ayudar a los venezolanos a erradicar esa mala hierba que nunca debió infectar salir de Cuba e infectar el continente latinoamericano.

Por una Venezuela libre y una derrota total del Castro-narco-comunismo en el continente americano.

This entry was posted in Artículo, Cuba, Cuba oculta, Debate, Desde Miami, Las Américas, Noticias, Opinión, Política, Venezuela and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.